Estudio revela que inmunidad al Covid-19 podría durar tan sólo 2 o 3 meses

La situación que ha originado coronavirus en el mundo ha hecho que la sociedad entre en un estado de pánico constante y preocupación por la gran problemática que se vive hoy en día, además de las medidas de confinamiento que nos mantienen aislados en una especie de burbuja de la que no podemos liberarnos aunque quisiéramos. Sin duda alguna se viven momentos muy complicados y se estima que ésta gran tragedia mundial deje secuelas, sobretodo efectos psicológicos, por lo que no será tarea fácil para algunos el hecho de superar ésta crisis que nos ha amenazado desde comienzos de año.

Recientemente, un grupo de científicos presume que el nivel de anticuerpos que desarrolla el cuerpo humano tras superar la enfermedad producida por el COVID-19 podrían durar tan sólo 2 o 3 meses, por lo que la inmunidad puede no tener efecto a largo plazo y volver a amenazar con la integridad de una persona ya curada, según estudios realizados por científicos chinos de la Universidad de Medicina de Chongqing, al suroeste de China.

A través del estudio realizado a un grupo de 37 voluntarios que superaron la enfermedad, se logró determinar que el nivel de anticuerpos de la gran mayoría de éstos disminuyó significativamente después de dos o tres meses de haber presentado la infección. Éste evento podría afectar también las posibilidades de aplicación por parte de las nuevas vacunas que aún siguen en desarrollo. Éste análisis comprobó que, la mayoría de los colaboradores produjeron anticuerpos de coronavirus, específicamente la IgG y la IgM, aunque éste último es el más común, al aparecer primero y teniendo una duración más corta. Por su parte, el otro anticuerpo aparece más tarde y tiene mayor efecto de duración en el cuerpo, lo que brinda protección contra las infecciones bacterianas, sin embargo, los niveles de éstos se reducen a una tasa de 62,2% por parte de IgM y una tasa de IgG del 81,1% cuatro semanas después de la infección. En el grupo con síntomas la IgM era del 78,4 por ciento y la IgG del 83,8 por ciento, por lo que el estudio concluye que las infecciones asintomáticas muestran niveles de anticuerpos más bajos que los casos confirmados, aunque son similares en ambos grupos. Ante éstas comparativas, Eleanor Riley, profesora de inmunología de la Universidad de Edimburgo (Escocia), consideró que los resultados de éste estudio no son sorprendentes, ya que las muestras son principalmente de personas ligeramente infectadas, y que su respuesta inmune es más débil que la de otros pacientes. Por tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene a través de un informe publicado el mes pasado y asegura que no hay «ninguna evidencia» de que los anticuerpos producidos después de la infección puedan proteger durante una segunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*